El secreto del nivel coliflor.

Hola mundo,

Que rápido pasó este año gregoriano. Digo año gregoriano porque prefiero contar el tiempo a través del calendario lunar judío. Para mi el primero de enero es el principio del año igual como doce de la noche, la mera hora de la celebración, es el medio de la noche. Ni uno es verdad no el otro. Sin embargo, mi ideología es celebrar cualquier fiesta, si fuera posible festejaría todas las fiestas que existen en el mundo jajaja.

En todas las culturas, las fiestas y las celebraciones involucran comida. Antes pensaba que servir comida en bodas por ejemplo es un acto muy primitivo. ¿Porque tenemos que comer para celebrar momentos espirituales? con el tiempo entendí que la relación de entre el alma y el cuerpo es de dos sentidos. Cuando el cuerpo está feliz, el alma se alegre también y por eso se prepara comida tan espectacular en las fiestas. Para que el cuerpo se regocija de los sabores y el alma se levanta y se ilumina.

Estuve pensando esta semana que seria el platillo adecuado por el fin del año 2020 y recordé el cuento bíblico, cuando D-os entero que Adam y Eva se comieron la manzana, la fruta del árbol de la conciencia. Se asusto terriblemente y decidió esconder el árbol de la vida en una manera que esos banditos nunca jamás van a poner sus manos sucios sobre las deliciosas frutas de la vida (higos por si recuerden). 

Si yo por ejemplo compro una bolsa de dulces y veo que mis hijos tomaros unos sin permiso, probablemente voy a poner la bolsa en una repisa alta o en un closet con candado digamos. Que hizo el creador en el caso del árbol de la vida fue mucho mas extremo, lo que hizo es como si yo mandaría la bolsa de dulces a una sucursal del banco zueco que esta en la luna del Júpiter y allá lo depositaria en una caja fuerte y destruiría las llaves. Así fue su susto, imagínense.

En la creación existen diez niveles de energía. Nivel diez es la energía manifestada en materia – nosotros. En nivel uno esta el creador. Arriba de nosotros están los ángeles y en el libro del ángel R-ziel se puede encontrar toda la jerarquía de esta pirámide. El poderoso creador escondió el árbol de la vida atrás del nivel dos. D-is no pudo esconder el árbol en nuestra dimensión sin tomar el riesgo que lo vamos a encontrar, ni con los ángeles, porque son bajo de nuestro control, pero ir a esconder lo en nivel dos si fue un acto bastante extremo ¿no?

Otra cosa interesante con esa historia de nuestros dulces es el nombre del nivel Dos. Este escrito, si lo vamos a traducir a pie de la letra, que D-os escondió el árbol atrás de los coles, lo cual en hebreo puede significar también las coliflores. En la biblia ya no mencionan esta palabra otra vez, pero si esta mencionado en el libro del ángel R-ziel, en donde toda la estructura divina esta bien explicada.

Parece que no vamos a poder llegar hasta allá nunca, igual como mis hijos jamás van a abrir una caja fuerte en la luna de júpiter, pero un platillo delicioso de coliflor por la memoria del escondido árbol de la vida, si se puede prepara estoy pensando y pedí del mercado una coliflor enorme. De esas que solo se encuentra en los mercados como tenemos aquí en Tepoztlán.  Además, me lo entregan con toda su envoltura natural – hojas que dan rica comida a mis cuyos y conejo por el día completo.

La coliflor pertenece a una familia que se llama los crucificados, otra pista interesante. Aparte de ser una súper verdura que tiene el poder de luchar contra células cancerosas, es una verdura que permite variedad enorme de platillos y maneras de cocinar.

Yo prepare dos. Una crema de coliflor y coliflor empanizado en salsa de jitomate. 

La crema es muy fácil de preparar. En una olla ponemos la coliflor cortado en pedacitos. Lo vamos a cubrir con agua y lo dejamos a hervir 10-15 minutos. Luego se muele en la licuadora y se pone a hervir de nuevo con sal, pimienta y una lata de leche de coco sin azúcar. Listo. Mas fácil de este no existe. El sabor, el olor y la textura es de verdad espectacular.

La coliflor empanizada en salsa de jitomate es todo al contrario. Es un platillo con mucha labor hasta que se me da flojera escribir lo jajaja. pero bueno, vale la pena entonces ahí te va:

Partiremos la coliflor a pedacitos medianos que son estéticas en el plato y los vamos a poner a hervir por 10-15 minutos para que se suavizan, pero no demasiado. Se dejan que se enfrían y se empanizan con huevos y harina de pan igual como se hace con la pechuga de pollo. Se puede cambiar la harina de pan con harina de almendras y/o amaranto. Se pone a freír los pedacitos empanizados con cuidado, de todos sus lados, sin que se rompen. Luego se pone todos en una olla bien pegaditos hasta que se llena su superficie. En otra olla preparemos salsa de jitomate a gusto. Se puede hacer lo en base de cebolla o ajo (yo no mezclo los dos) y usar jitomates frescos de preferencia. Hay que preparar la salsa liquida y tener suficiente cantidad que se cubre la coliflor que esta esperando en la otra olla. Ahora solo falta cocinar las coliflores empanizadas cubiertas con salsa de jitomate otra media hora desde que se empieza a hervir, en fuego bajo y listo. Se sirve con arroz blanco, una ensalada de gusto y vino.

Una cena espectacular para los que llegaron a este momento sin árbol pero con vida.

Hasta la próxima, Yaron.

Leave a Reply

Your email address will not be published.