El secreto del sacrificio y un trinche

Hola mundo

Esta semana, aun fue mi fecha de nacimiento en el calendario judío, no fue una gran semana por decir. Una mañana se descompuso mi molino del café y unas horas después se descompuso el refrigerador. En el día siguiente, mi celular se cayo en el agua y se falleció instantemente.

Soy de esas personas que viven con lo que ganan, por lo tanto, no tengo dinero acumulado, así que cuando sufro perdidas de este tipo, eso significa que voy a necesitar trabajar mas y/o vivir en una manera mas económica por un tiempo, eso no es padre como dicen. De otro lado, quiero pensar que soy una persona espiritual, entonces estoy buscando que carajo es lo que el universo me quiere decir, porque están de acuerdo que es un poco raro esta coincidencia ¿cierto?

La verdad es, que se exactamente lo que esta pasando (creo:-). Todo empezó en viernes de la semana pasada. Kimah, mi hijo pequeño que tiene 9 años, tomó un trinche viejo y oxidado, el clavo bien fuerte el trinche en la tierra con la idea de brincar sobre el y ver cuando tiempo puede quedar arriba antes de caer (no fue su idea). el problema fue que no se tomo bien en cuenta las distancia y se clavo el trinche bien fuerte en la tierra, atravesando su pequeño pie.

Gracias a Di-s, no se daño venas, huesos o ligamentos. Sin embargo, en esos casos de heridas profundas existen dos riesgos. Uno es que la herida se infectará y el otro es que una bacteria llamada Tétenos se penetra y entra al sistema de sangre. 

El Tétenos es una súper bacteria. No se muere con ningún antiséptico, alcohol o jabón. Vive sin oxigeno y va a sobrevivir también si la vas a hervir. Ni existe vacuna contra esa cosa. Lo que se llama vacuna de Tétenos es un antídoto contra la toxina que esta bacteria genera cuando se instala en el cuerpo en su ciclo de vida. Es por eso, que aun estás vacunado, cuando tienes riesgo te contagio con esta bacteria, te dan refuerzo, al mínimo si ya lo tienes. Pues, mi pequeño Kimah si fue vacunado, pero ya pasaron años desde, así que corrimos al centro de salud por el refuerzo. 

En el centro de salud del Tepoztlán lo revisaron casi casi en la calle por el miedo de la corona virus y dijeron que perdón, pero no hay vacunas no solo en Tepoztlán, si no en toda la republica. Intentamos con Doctores privados, pero tampoco tenían.  Al fin del día enteramos que en Cuernavaca en un hospital publico tienen la vacuna, pero el riesgo de contagiar con la corona nos rechazó. 

Al fin decidimos tomar un tratamiento de la homeopatía contra infección especifico por este caso. gracia a Di-s y a su mama que lo llevo a la doctora y aplico el tratamiento a pie de la letra, la herida se cero como una magia. Nada de infección, nada de pus, ni se volvió rojo. La parte abajo, en donde salió el pico del trinche está como nuevo. La parte arriba, de en donde se penetro, todavía esta poco abierto, pero se ve muy bien, a punto de cerrar.

¿Que tiene que ser toda esa historia de mi hijo con mis perdidas? 

Lo que pasa es que el Tétenos, es una bacteria silenciosa. No se afecta la herida. Durante una semana esta multiplicando en la sangre y solo después empiezan los síntomas que afectan todo el cuerpo y no tienen cura. 

El tratamiento que aplico su mama fue increíble contra la infección. Su vacuna contra el Tétenos también fue importante y puede ser que suficiente. Igual, quien sabe, probablemente nunca se contagio con esta bacteria, pero yo decidí no tomar el riesgo y apliqué otro tratamiento. Un tratamiento de la magia. en los días después de su accidente, cada mañana en mi rezo cotidiano, dedique un parte para su salud.

Yo no soy un mago, simplemente pedí ayuda de los cielos en una manera humilde, por si en caso. sin embargo, si vas a preguntar un mago, te va a decir que cuando pides algo, eso se llega con precio, un sacrificio. Puede ser un sacrificio voluntario, por ejemplo un ayuno, una donación de dinero o hasta sacrificio de un animal. Si el sacrificio no llega en una manera de voluntad, se llega en otras maneras.

Que coincidencia que la cadena de mis perdidas empezó justo una semana después el accidente del Kimah ¿pero porque no se paran? 

Lo que pasa es que el sacrificio debe ser así como se oye, “sacrificio”. Si se quema tu maquina de café y tu dices: “bueno, ni modo, las cosas pasan” ya estas pensando como vas a comprar en Amazon una nueva, entonces no fue un sacrificio y se quema tu refrigerador. 

¿Sigues? “Ay, no pasa nada, fue un refrigerados viejo, lo compre hace 12 años, es normal que se descompuso”. Entonces ahí va tu celular. 

Cuando se lego a mi celular, al fin se prendieron mis focos. Dedique unas horas para sufrir bien la perdida. Sentir triste y deprimido. De hecho, toda vía estoy practicando ser triste porque la verdad no es lo mío, solo que ya entendí. 

Espero que con esto llego el fin.

Basta.

Hasta la próxima, Yaron.

Leave a Reply

Your email address will not be published.