el secreto del Tarot

Hola mundo

Soy cartoman. 

Cartoman es una persona que lee las cartas de Tarot. No lo hago como negocio, pero si tengo mucha experiencia. En la época que tuve mi restaurante bar “Ceramicafe” en Haifa Israel, durante tres años leí cada noche las cartas a la gente. Eso fue hace 25 años cuando ya tuve 10 años con ellas.

La verdad, no recuerdo como todo empezó. Mi mamá lee las manos. Ella es fenomenal la verdad. Su forma de leer las manos y las cosas que te dice es mas allá de esta ciencia. Fue famosa en su época, saben, con artículo sobre ella en una revista importante y fila de humanos en su puerta.

Siempre quise saber leer las palmas como ella. Me enseñó, lo estudié, pero que puedo hacer, aunque tengo la sabiduría, no tengo el don. No poseo esa chispa que te permite ver mas allá de las curvitas líneas en la piel de la palma.

Hasta que un día, alguien me regaló un paquete de Tarot. Creo que fue mi hermana. Nosotros somos muy conectados. Cuando mi mamá dio luz a Ordit, mi papa me llevó al hospital para visitarla. El entró a su cuarto para dar un beso. después unos segundos, notó que yo no estoy a su lado. Salió al corredor, pero tampoco me vio allá. Preocupado empezó asomar en los cuartos que siguen buscandome, hasta que se llegó a un salón enorme en donde vió docenas y docenas de camitas con los bebés recién nacidos. Ahí fue en donde me encontró. Parado en lado de la camita de mi hermana, mirándola. En ese día me faltaba un mes para cumplir 5 años. No es un cuento que me contaron, lo recuerdo como si fuera ayer.  Cuando tenia 8 años, al salir de la escuela, fui para recoger a mi hermana de la guardería. La llevé a casa empujando su carriola, cruzando calles y una avenida. Luego, subimos 5 pisos para calentar la comida que me dejó lista mi mamá. Recuerdo la estufa en el nivel de mis ojos. Ese ritual duró años porque mis papás regresaron a casa tipo 6-7pm. 

La primera vez que toque el paquete de las Tarot tenia Zero sabiduría, pero si me hablaron. Me hablaron como las palmas de los manos hablan con mi mamá. Los voy a compartir unas gotas de lo que aprendí de ellos en los últimos 35 años:

Si leen la palabra Tarot a la reversa, sale la palabra Torat. Que significa sabidurías en hebreo. La biblia se llama Tora por ejemplo. Dos sabidurías están ocultas en las cartas. Dos mundos. La sabiduría del mundo material y la sabiduría del mundo espiritual. Es por eso que el paquete del Tarot, que contiene 78 cartas este hecho de dos grupos. 

Un grupo tiene 56 cartas y contiene la sabiduría del mundo material. es el mismo paquete de cartas que todo el mundo usa para jugar los juegos como el póker por ejemplo. Chistoso que la gente no sabe que están jugando con cartas de Tarot, jajaja. Si analizamos este paquete, podemos notar que tiene 4 grupos de cartas. Los 4 elementos. (aire, fuego, agua, tierra). Cada elemento tiene 13 cartas (el ciclo de la creación 7 días 6 noches). Esas trece cartas de cada elemento, tienen los números de uno a diez, lo que representa los niveles de energía en cada elemento (los diez sefirot). las otras tres cartas, el rey, la reina y el príncipe, representan los signos de zodiaco que en total son 12 cartas, (rey reina y príncipe por 4 elementos).

El segundo grupo tiene 22 cartas y contiene la sabiduría de todo lo que no podemos percibir. En la biblia está escrito que primero D-ios hizo la tierra y los cielos. Mas adelante, esta escrito otra vez que D-ios hizo el cielo. Pero este cielo ya es parte del universo material. Los primeros “cielos” que creo D-ios, es algo que nunca regresa a la discusión. Las 22 cartas son la sabiduría de esos cielos. 

Cada carta de los 22 está manifestado en una vibración, un sonido, una letra. Juntos se forman las 22 letras del idioma hebreo.

Como pueden ver, alguien ocultó la sabiduría del mundo material en un juego y la sabiduría espiritual en un idioma, simplemente para que la información va a poder pasar la época obscura de la humanidad sin que se pierde. 

Poco a poco, los cabalistas, arquimagos, brujas, zenistas, cartomanes y los científicos están entiendo mas y mas fragmentos de esa sabiduría. Cada uno sube en la misma montaña en otro camino para que cuando la humanidad llegara a la luz, todos transparentes sin maldad, vamos a poder vivir los últimos 1000 años del universo felices de la vida.

Hasta entonces, Yaron.  

Leave a Reply

Your email address will not be published.